Space/Body
Architecture + Fashion
Christopher Coletti 18
Main: cxcxcxcx.tumblr.com
Space/Body
+
eliaswoo:

Getty Center by Richard Meier
+
+
onsomething:

Paola Marini | House in Bozzolo, 2007-10.
+
street-word:

- cruvoirdotcom
The Traction Of Street Fashion
+
+
persuate:

The ring house and atelier’ by Marwan Zgheib
+
tumblrdottumblr:

The Louvre Abu Dhabi Museum, designed by Ateliers Jean Nouvel.
tumblrdottumblr:

The Louvre Abu Dhabi Museum, designed by Ateliers Jean Nouvel.
+
+
remash:

gubbio cemetery extension ~ andrea dragoni + francesco pes
remash:

gubbio cemetery extension ~ andrea dragoni + francesco pes
remash:

gubbio cemetery extension ~ andrea dragoni + francesco pes
remash:

gubbio cemetery extension ~ andrea dragoni + francesco pes
remash:

gubbio cemetery extension ~ andrea dragoni + francesco pes
+
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.